Te ha pasado alguna vez que tu corazón ha comenzado a latir rápidamente de forma repentina y no sabes cuales son los motivos. Esto puede ser que esté manifestando una taquicardia, el cual puede llegar a causar complicaciones a largo plazo si no son tratadas efectivamente, ya que algunos órganos se pueden quedar sin oxígeno.

Sin embargo, esto es algo que puede pasarle a cualquiera, pero lo más importante de todo esto es saber de que manera se puede normalizar tu corazón en esos momentos, por eso hoy te traemos dos eficaces métodos para lograrlo de forma fácil y rápida. Así que presta mucha atención y no dudes en practicarlas en caso que sea necesario. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

[showhide more_text=”Clic Aquí Para Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

La taquicardia es el incremento peligroso del ritmo cardíaco. Cuando la frecuencia cardíaca supera los cien latidos por minutos en reposo, ya se considera taquicardia, sin embargo a veces puede llegar a superar los cuatrocientos latidos por minuto.

Este ritmo cardíaco tan acelerado imposibilita la función del corazón que es bombear la sangre cargada de oxígeno al resto del cuerpo. Como consecuencia, ciertos órganos y tejidos del cuerpo se quedan sin oxígeno suficiente para poder funcionar de forma correcta.

Por norma general, una taquicardia se genera por afecciones como la hipertensión, por un riego sanguíneo deficiente, por inconvenientes sensibles o por la ingesta desaforada de alcohol o cafeína. Por esta razón, para prevenir su aparición es esencial reducir el consumo de tales estimulantes.

Además, como cualquiera puede padecer una taquicardia, es esencial estar bien informados y saber de qué manera detenerla si no puedes asistir al médico.

Estos son los mejores métodos para detener una taquicardia desde casa

1- Sumergir la cara en agua fría

Utiliza un recipiente suficientemente grande para que puedas meter el cara en él. Llénalo de agua muy fría y colócalo en la mesa. Siéntate en la silla y respira hondo, mantén la respiración y luego sumerge el rostro en el agua. Evita meter las orejas a fin de que no entre agua en los oídos. Continúa de este modo hasta el momento en que necesites respirar.

Esta técnica estimula los nervios que intervienen en el ritmo cardíaco. Al estar el agua tan fría, el cerebro manda señales a todo el organismo hasta lograr frenar tanto el metabolismo como la frecuencia cardíaca. A esto se le conoce como “reflejo de los buzos”.

2- Respiraciones profundas

Aspira todo el aire que puedas y, cuando ya no puedas más, exhala hasta expulsar todo el aire que hayas aspirado. Repite tantas veces como necesites hasta que se calme la taquicardia.

Las dos técnicas son muy eficaces para calmar la taquicardia, pero te recordamos que debes asistir al médico y que solo debes poner estos métodos en práctica cuando tengas una emergencia y no puedas ni llamar a la ambulancia, ni asistir al médico.

Los consejos de AprendeloTodo.com son sólo para fines informativos y educativos. AprendeloTodo.com no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

Si Te Resulto De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.

[/showhide]