¡Hola! Morder a tu pareja no es un acto de canivalismo y no hay razón para alarmarse, ya que investigadores de la Universidad de Yale han encontrado explicación a este comportamiento.

Este deseo impulsivo de morder a nuestra pareja se conoce como agresión tierna y lo hacemos para expresar nuestras emociones, aunque pueda parecer extraño. Quédate hasta el final y recuerda compartir esta información con todos tus amigos